Suelo


Se denomina suelo o tierra a la parte superficial de la corteza terrestre, biológicamente activa, que proviene de la desintegración o alteración física o química de las rocas y de los residuos de las actividades de seres vivos que se asientan sobre él.[1]

Son muchos los procesos que pueden contribuir a crear un suelo particular, algunos de estos son: la deposición eólica, sedimentación en cursos de agua, meteorización, y deposición de material orgánico.

De un modo simplificado puede decirse que las etapas implicadas en la formación del suelo son las siguientes:

«Instalación de los seres vivos (microorganismos, líquenes, musgos, etc.) sobre ese sustrato inorgánico». Esta es la fase más significativa, ya que con sus procesos vitales y metabólicos, continúan la meteorización de los minerales, iniciada por mecanismos inorgánicos. Además, los restos vegetales y animales a través de la fermentación y la putrefacción enriquecen ese sustrato.

«Mezcla de todos estos elementos entre sí, y con agua y aire intersticiales». Inicialmente, se da la alteración de factores físicos y químicos de las rocas, realizada, fundamentalmente, por la acción geológica del agua y otros agentes geológicos externos, y posteriormente por la influencia de los seres vivos, que es fundamental en este proceso de formación. Se desarrolla así una estructura en niveles superpuestos, conocida como el perfil de un suelo, y una composición química y biológica definida. Las características locales de los sistemas implicados —litología y relieve, clima y biota— y sus interacciones dan lugar a los diferentes tipos de suelo.

Los procesos de alteración mecánica y meteorización química de las rocas, determinan de cierta forma la creación de un manto de alteración o eluvión que cuando, por la acción de los mecanismos de transporte de laderas, es desplazado de su posición de origen, se denomina coluvión.


Esquema del suelo:
O - Materia orgánica
A - Suelo
B - Subsuelo
C - Material parental
Estructura de un suelo ránker. Fotografía tomada en La Pola de Gordón, León, España.
Liquen sobre una roca. Tienen gran importancia en la formación del suelo.
Ejemplo de distintas etapas que puede tener el desarrollo del suelo.
Erosión eólica y sobrepastoreo en los páramos arenosos del volcán Chimborazo, Ecuador.
Suelo fértil bien conservado en Stowbridge, Norfolk, Inglaterra.
Tipos de líquido en el suelo.
Horizontes del suelo.
Perfil del suelo en el centro de Iowa. Muestra la profundidad de tierra vegetal en color oscuro.