Suicidio


El suicidio (del latín: suicidium)[a]​ es el acto por el que una persona se provoca la muerte de forma intencionada.[3]​ Por lo general es consecuencia de un sufrimiento psíquico y desesperación derivado o atribuible a circunstancias vitales como las dificultades financieras, los problemas en las relaciones interpersonales, soledad o el acoso psicológico.[4]​ Estas pueden llegar a dar forma a una patología psiquiátrica y ser catalogadas de trastornos mentales como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, el trastorno límite de la personalidad,[5]​ el alcoholismo o el uso de drogas.[6]​ El indicador conocido más «importante» y factor de riesgo individual es el antecedente de un intento de suicidio no consumado.[7]

Los métodos de suicidio varían por país y están parcialmente relacionados con su disponibilidad. Los más comunes son el ahorcamiento, el envenenamiento con plaguicidas y la manipulación de armas de fuego. Esta fue la causa de muerte de 817 000 personas globalmente en 2016,[8]​ un aumento en comparación con las 712 000 muertes por esta razón en 1990.[9]​ Por lo anterior, el suicidio es la novena causa de muerte a nivel mundial,[6][10]​ elevándose a la segunda entre jóvenes de 10 a 29 años.[11]​ Es más común en hombres que en mujeres; los primeros tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de suicidarse que las últimas.[12][13][14]​ Se estima que cada año hay de diez a veinte millones de intentos de suicidio,[15]​ que cuando no son mortales pueden acarrear lesiones e incapacidades a largo plazo. Por su parte, los intentos no consumados son más comunes en hombres jóvenes y mujeres en general.[16]

Para prevenir el suicidio resulta efectivo abordar las causas y circunstancias a través de psicoterapia. Algunas medidas limitantes del momento inmediato y previo al acto suicida son limitar el acceso a los métodos –como armas de fuego, drogas y venenos–, o del abuso de sustancias. Se considera que una apropiada cobertura del tema por los medios de comunicación limita los intentos. Un abordaje dirigido hacia las raíces y causas del suicidio implica, entre otras vías, trabajar con la mejora de las condiciones económicas.[17][18]​ Aunque son comunes las líneas telefónicas de ayuda, no hay evidencia sobre su efectividad.[19]​ En la actualidad, están en marcha varios estudios de lingüística computacional que trabajan con algoritmos para detectar patrones en el lenguaje de la persona que planea un suicidio.[20]


El trastorno depresivo mayor y otros trastornos del estado de ánimo, como el trastorno bipolar, pueden incrementar hasta veinte veces el riesgo de suicidio.[29]
Después de las enfermedades mentales, el abuso de sustancias es el factor de riesgo más común.[59]
En situaciones extenuantes, el suicidio puede ser empleado como un método de escape. Tal fue el caso de algunos presos de los campos de concentración nazis, que se suicidaron al tocar las vallas electrificadas.[79]
Métodos de suicidio utilizados en Latinoamérica y el Caribe entre 2005 y 2009, según la Organización Panamericana de la Salud.[120]
El tratamiento con antidepresivos, como la fluoxetina, puede ser efectivo para reducir el riesgo de suicidio en pacientes con enfermedades mentales.
Tasa de suicidio total (hombres y mujeres) estandarizada por edad (por cada 100 000 habitantes) de América Latina y España en 2012, según datos de la Organización Mundial de la Salud.[160]
Tasa de mortalidad por suicidio por país (por cada 100 000 habitantes) en 2012.
     Sin datos      <2.5      2.5-5      5-7.5      7.5-10      10-12.5      12.5-15
     15-17.5      17.5-20      20-22.5      22.5-25      25-27.5      >27.5
Hombres
Mujeres
Tasa de mortalidad por suicidio por sexo (por cada 100 000 habitantes) en 2012.

     Sin datos     <4     4-8     8-12     12-16     16-20     20-24

     24-28     28-32     32-36     36-40     40-44     >44

Legalidad del suicidio asistido a nivel mundial:      Suicidio médicamente asistido legal      Legalizado por sentencia judicial, pero no legislado o regulado      Ilegal
Los escritos de pensadores como Agustín de Hipona influyeron en la visión cristiana del suicidio.
Manuel Domínguez Sánchez - El suicidio de Séneca.
La muerte de Séneca por Manuel Domínguez Sánchez (1871).
En la tragedia Romeo y Julieta, William Shakespeare resolvió el trágico final con el suicidio de sus protagonistas.
Kurt Cobain (en primer término) y Krist Novoselic (al fondo) alrededor de 1992 interpretando una canción de Nirvana. Fue famoso y controvertido el suicidio de Cobain a sus 27 años.
El actor Robin Williams se suicidó tras padecer una enfermedad neurológica.
En Le suicide (1897), Émile Durkheim realizó una investigación sociológica del suicidio basada en datos y análisis estadísticos.
El puente de Nankín sobre el río Yangtsé es el lugar con la mayor cantidad de suicidios en el mundo. Suma más de 2 000 desde su inauguración en 1968.[241]
Periódicos en Lima (Perú) informan sobre el suicidio con arma de fuego del expresidente peruano Alan García.
Los perros son algunos de los animales de los que se conoce su predisposición a padecer tendencias suicidas.