Superpotencia internacional


Una superpotencia es un Estado con una posición dominante o predominante en el sistema internacional, y con la habilidad y los medios para tener influencia en eventos y en proyectos de poder a escala global (fundamentalmente a manera de proteger sus propios intereses y los de sus aliados más cercanos); es considerado que una superpotencia está un paso delante del resto de las grandes potencias.[2]

En 1944, el término superpotencia fue aplicado a Estados Unidos, la Unión Soviética y el Imperio británico. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Imperio británico se convirtió en la Commonwealth y sus territorios se volvieron independientes, seguido a esto la Unión Soviética y los Estados Unidos se les proclamó como las dos únicas superpotencias de ese momento, que entraron en un conflicto indirecto creando el periodo de la llamada Guerra Fría.[3]

Desde el fin de la Guerra Fría, Estados Unidos ha sido considerado como la única superpotencia.[4]​ Así se resalta un nuevo orden mundial diferente al de las grandes potencias del siglo XIX y principios del siglo XX, y diferente del equilibrio de poderío del período de la Guerra Fría y por ende con el paso de la política en todas sus variantes en el siglo XXI.

El término superpotencia surgió inicialmente en el dominio político, ya que la palabra se usó por la primera vez en 1926, en relación a la interconexión de sistemas de producción de electricidad. En su significado político moderno, el término fue nuevamente utilizado en 1943 por el geoestratega Nicholas Spykman, en una serie de notas sobre las figuras potenciales de un nuevo orden mundial de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial. Esto llevó a plantear en el libro The Geography of the Peace (“la Geografía de la Paz”), que la supremacía mundial no-marítima del Reino Unido y Estados Unidos, eran esenciales para la paz y la prosperidad en el mundo.[5]

Un año después, el estadounidense William T.R. Fox, publicó el libro Las superpotencias: los Estados Unidos, la Gran Bretaña y la Unión Soviética // La responsabilidad de la paz -1944- (The Superpowers: The United States, Britain and the Soviet Union // Their Responsibility for Peace -1944-). Allí el autor acuñó el término inglés superpower al definirlo como a state that possessed great power plus great mobility of power ("un Estado que poseía gran poder más gran movilidad del poder" -"poder" y "potencia" son la misma palabra en lengua inglesa-).[6]​ Fox utilizó la palabra superpotencia para identificar una nueva categoría de potencia, capaz de ocupar el estatus más alto en un mundo en el que, la guerra demostró entonces que los estados podrían desafiarse y luchar entre sí a escala mundial. En aquella oportunidad, el subtítulo del libro asimiló por tanto la noción de superperpotencia a las tres naciones mencionadas, las que un año más tarde irían a negociar la suerte del mundo en la Conferencia de Yalta.


Mapa del mundo en 1945. Según William T.R. Fox, los Estados Unidos, la Unión Soviética, y también el Imperio británico/Mancomunidad de Naciones (verde claro), eran entonces las superpotencias.
Los dirigentes de las «superpotencias» en la Conferencia de Yalta: Churchill, Roosevelt, y Stalin.
El mundo en Guerra Fría en 1959, en tonos de rojo la Unión Soviética y su demás aliados comunistas, y en tonos de azul y verdoso la OTAN y su aliados capitalistas.
El mundo en Guerra Fría en 1980, en tonos de rojo los aliados de la Unión Soviética y otros países comunistas, y en tonos de azul la OTAN y su aliados capitalistas; los puntos rojos significan guerrillas comunistas y los puntos azules guerrillas anti-comunistas.
El mundo en la actualidad con los actuales países de la OTAN (en azul), sus aliados, y países con tratados de paz.
Dispositivos y material de guerra como los encontrados en el portaaviones Nimitz de la US Navy, son representativos del poderio militar que un país con categoría de "superpotencia", para así demostrar su influencia mundial.[37]
The New York Stock Exchange. El Poder económico de carácter mundial, demostrado al tener un gran PIB nominal per cápita, así como la posibilidad de influenciar la economía internacional con una moneda de reserva, son factores importantes en la proyección del gran poder y estatus de una superpotencia.
Hubert Védrine en 2008. El antiguo Ministerio de Asuntos Exteriores del gobierno francés de Lionel Jospin (1997-2002), se ha visto atribuida la paternidad de la noción de hiperpotencia.[38]