Teoría del calor


En la historia de ciencia, la teoría del calor o la teoría mecánica del calor fue una teoría, introducida en 1798 por Sir Benjamin Thompson (a veces más conocido como conde de Rumford), y desarrollada más exhaustivamente en 1824 por el físico francés Sadi Carnot, en tal teoría el calor y el trabajo mecánico son equivalentes.[1][2]​ De modo que la teoría se encuentra relacionada al equivalente mecánico de calor.. En el siglo XIX, con la introducción de la segunda ley de la termodinámica en 1850 por Rudolf Clausius, esta teoría evolucionó hasta ser parte de la ciencia llamada termodinámica. En 1851, en su "En la Teoría Dinámica de Calor", William Thomson perfiló a esta teoría cuando, basado en experimentos para entonces recientes como aquellos realizados por James Joule, en los que se demostraba que el “calor no es una sustancia,[a]​ sino una forma dinámica de efecto mecánico, percibimos que tiene que haber una equivalencia entre calor y trabajo mecánicos, cuando entre causa y efecto.”[3]

En los años siguientes, la frase la "teoría dinámica de calentar" evolucionó paulatinamente hasta constituirse como la entonces ciencia nueva llamada desde entonces termodinámica. En 1876, por ejemplo, el ingeniero civil estadounidense Richard Sears McCulloh, en su Treatise en la Teoría Mecánica de Calor, declaró que: “la teoría mecánica de calor, a veces llamada termodinámica, es aquella rama de la ciencia qué trata de los fenómenos de calentamiento como efectos de movimiento y posición.”

La teoría en fue utilizada durante el siglo XIX para describir un número de leyes, relaciones, y fenómenos experimentales en relación al calor; tales como la termometría, la combustión, el calor concreto, y discusiones atinentes a la cantidad de calor liberado o absorbido durante la expansión o compresión de un gas, etc. Una de las publicaciones más famosas, en este tema fue la editada por el físico escocés James Clerk Maxwell en el año 1871 llamada Teoría del calor libro que como su nombre sugiere está dedicado al calor como fenómeno de la Física, en tal obra se introdujeron, entre otras cuestiones, al luego llamado demonio de Maxwell para explicar a la energía y a la disipación de la energía (véase también entropía).[4]​ Otro rol importante le cupo en 1850, como precedente, al físico y matemático alemán Rudolf Clausius con sus artículos llamados en español «El poder y motivo del calor, y las Leyes cuáles pueden ser deducidas de él » en tal texto Clausius afirma la teoría energética del calor y de este modo es que el concepto de entropía empezó a tomar su debida importancia.[5]