Torre


Una torre es un edificio mucho más alto que ancho. Sus funciones pueden ser diferentes, pero históricamente han sido militares y religiosas, además de estéticas (para esparcimiento de la vista y para adorno, indica el DRAE).[1]​ Más recientemente, el término se emplea para designar a diferentes estructuras tecnológicas, así como a edificios de oficinas o viviendas de gran altura. Las torres son uno de los principales hitos urbanos, y configuran la personalidad de una ciudad.

La referencia más antigua a estos edificios se encuentra en la Biblia: el episodio de la torre de Babel, que se considera inspirada en los ziggurat mesopotámicos. En los limes fortificados del Imperio romano se construyeron turris y burgus, precedentes de las casas-torre medievales.[2][3]​ La Edad Media fue un periodo caracterizado por la construcción de torres militares y religiosas (tanto cristianas como musulmanas). En otras civilizaciones distintas de la occidental se construyeron también torres con similares formas y funciones (pirámides mesoamericanas, torres del silencio zoroastrianas, gopuram de la India, pagodas chinas, castillos japoneses, etcétera); en algunos casos incluso alguna ciudad antigua edificó sus viviendas en altura, como Shibam (Yemen), la Manhattan del desierto.

La capacidad evocadora de las torres las han hecho ser muy frecuentemente utilizadas en el arte, tanto en las artes visuales como en la literatura (Las dos torres de la serie de novelas El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien), donde el arquetipo que simboliza una torre puede tener distintas simbologías, pero siempre vinculadas al aislamiento: torre de marfil,[4]​ cuando es positivo, o bien opresión y cárcel, especialmente por la trascendencia histórica de la función represora de muchas torres, identificadas con el poder (la Torre de Londres, las torres de La Bastilla).

Las torres son un elemento esencial para la arquitectura militar, tanto como parte de un circuito fortificado como aisladas.


Torre del Palazzo Pubblico de Siena (la signoria o ayuntamiento de esa ciudad-estado italiana durante el Antiguo Régimen).
El castillo de Manzanares el Real mantiene una muralla de circuito exterior, con dos pequeñas torres cilíndricas (cubos) flanqueando la entrada; los muros principales están reforzados en las esquinas delanteras con dos cubos y el lienzo posterior con una torre del homenaje.
Torre del homenaje del alcázar de Estepa (Sevilla). En el dintel de su entrada se encuentra esta curiosa inscripción: Esta torre mandó facer/ Lorenzo Suárez de Figueroa/ Maestre de Santiago,/ Quien quisiere saber lo que/ costó faga otra ella/ y saberlo ha.[11]
Torres de San Gimignano.
Torre de la iglesia de la Trinidad (izq.) y torre del antiguo convento de Santo Domingo (hoy edificio de los Juzgados, der.) de Alcaraz.
Torre de Pozo Moro, un monumento funerario ibero.
Los gopuram de Madurai.
Torre de la catedral de Oviedo. Desde esa altura, el personaje de ficción Fermín de Pas vigilaba la ciudad de Vetusta en la novela La Regenta, de Leopoldo Alas (Clarín).
Las torres de Notre Dame de Paris fueron el escenario de las peripecias del personaje de ficción Quasimodo en La novela homónima de Victor Hugo.
Torre de Pisa.
Sagrada Familia de Barcelona.
Minaretes de la mezquita El-Tabia[20]​ (Asuán).
Alminares de la Masjid al-Haram de La Meca.
Los seis minaretes de la Mezquita Azul de Estambul.
Big Ben, en el Parlamento de Westminster (Londres).
Planta de energía de Didcot, Reino Unido
Torres de refrigeración húmedas de tiro natural.
Torre de perforación petrolífera.
Torre de control aéreo.
Torre solar de Manzanares (Ciudad Real).
Faro de Hirtshals, Dinamarca.
La Torre Eiffel.
Taipei 101 (509 m), que fue el edificio más alto del mundo entre 2003 y 2009.
Vista de Manhattan desde el Empire State Building.
Universidad Lomonósov de Moscú (1953, 187 m -240 m con los elementos superiores-), uno de los rascacielos de Stalin. Su silueta se utilizó como símbolo de los Juegos Olímpicos de Moscú 1980.
Cuatro Torres (Madrid). La más alta, la Torre de Cristal, de César Pelli (2009, 249 m).
Rascacielos de Hong Kong.
Torre Serra Xaus, del arquitecto modernista catalán Josep Maria Jujol (1921).