Tracción trasera


La propulsión trasera, también llamada coloquialmente «tracción trasera»[1]​ (abreviada como RWD por sus siglas en inglés) es el sistema en el que la transmisión del movimiento del motor de un vehículo se realiza sobre el eje trasero.[2]

Tradicionalmente fue el primer sistema empleado en los vehículos autopropulsados de más de dos ruedas, especialmente por su sencillez y la necesidad de hacer orientables las ruedas delanteras para la dirección. Durante décadas se empleó en la mayoría de los automóviles y camiones. En los primeros solo permanece en vehículos de altas prestaciones y potencia (ver vehículos de competición Fórmula 1 por ejemplo. En los segundos es la configuración básica debido a su tonelaje. Este tipo de transmisión es usado en prácticamente la totalidad de las motocicletas.

La mayoría de vehículos de propulsión trasera tienen el motor montado longitudinalmente en la parte delantera del mismo, transmitiendo el movimiento al eje trasero a través de la caja de cambios, el eje de transmisión, el diferencial y los palieres traseros.

Mejor adherencia de las ruedas tractoras, en fase de aceleración, debido a la transferencia de pesos que se genera por las fuerzas de inercia al acelerar. Mejor reparto de pesos que permite situar el centro de gravedad lo más cerca posible del centro de las 4 ruedas, en automóviles con el motor delante, compensando un poco a este.[3]

Mayor coste constructivo, menos espacio disponible en habitáculo, mayor peso, mayor facilidad de perder adherencia en curva (especialmente con vehículos muy potentes) por la componente centrífuga de las fuerzas sobre el neumático.

En la propulsión trasera el efecto de la fuerza centrífuga hace que, si las ruedas giran a mayor velocidad durante una curva, la zaga trasera del vehículo se desplace hacia el exterior de la curva, lo que se denomina como sobreviraje.


Disposición estándar de motor delantero y propulsión trasera.
Ilustración antigua muestra configuración motor delantero, propulsión trasera
Esquema típico de Propulsión Trasera Motor central