Transbordador espacial Columbia


El transbordador espacial Columbia (Designación NASA: OV-102) fue el primero de los transbordadores espaciales de la NASA en cumplir misiones fuera de la Tierra. Fue lanzado por primera vez el 12 de abril de 1981, y terminó su existencia al destruirse al reingreso a la atmósfera el 1 de febrero de 2003, llevando consigo a sus siete tripulantes.

El transbordador Columbia realizó 26 misiones con éxito, junto con una misión abortada a los cuatro días del lanzamiento (STS-83). La mayoría de sus misiones estuvieron dedicadas a la investigación científica y al lanzamiento de satélites de comunicaciones, incluyendo el lanzamiento del Observatorio de Rayos X Chandra.

Si el Columbia no se hubiera destruido en la STS-107, habría sido equipado con la esclusa de aire externa/adaptador de acoplamiento para realizar la STS-118 (una misión de ensamblaje de la Estación Espacial Internacional), planeada originalmente para noviembre de 2003. El Columbia estaba programado para esta misión debido a que el Discovery estuvo fuera de servicio durante su Modificación Orbital Mayor, y porque el programa de ensamblaje de la ISS no podía cumplirse con solo Endeavour y Atlantis.

La última misión del Columbia se designó como STS-107, y tuvo lugar entre el 16 de enero y el 1 de febrero de 2003.

En el momento del despegue, el orbitador recibió un impacto en la parte inferior del ala izquierda, provocado por el desprendimiento de un trozo de espuma de poliuretano, aislante del tanque externo.

El impacto ocurrió entre los 81-82 segundos después del lanzamiento. Según los estudios de la NASA, el fragmento tenía un tamaño de 30 000 cm³ (es decir, el tamaño de un depósito de 30 L de capacidad), y un peso de aproximadamente 1 kg, y pudo haber golpeado el ala a unos 805 km/h; la fuerza del impacto se calculó en casi una tonelada. El golpe producido en forma tangencial perforó un par de paneles detrás del borde de ataque, cerca del pozo del tren de aterrizaje. El accidente no fue percibido por los tripulantes ni tampoco durante la misión. Control de misión, al parecer, estuvo al tanto del desprendimiento del trozo, pero desestimó el alcance del evento.


Despegue del transbordador Columbia en su último vuelo.