Tribalismo


El término tribalismo es una noción antropológica pero que no pertenece únicamente a estudios antropológicos. Esta noción por lo general hace alusión a distintas formas de identidad, asociación, pertenencia, grupo etario de individuos que por lo general se atribuye a las comunidades conformadas por seres humanos. Engloba diferentes manifestaciones como creencias, tradiciones, lenguaje, arte, cultura, identidad de género, religiones, etc., que en un principio se atribuían provenientes de pequeñas comunidades denominadas comúnmente como tribus. Sobre el tribalismo a distintos estudios la mayoría a nivel cultural y social pero pocos a nivel científico o biológico por lo que el término aún sigue siendo de uso ambiguo y muy amplio. Por lo general se considera que esta noción reafirma algunas formas o tipos de sentido de pertenencia y que permiten formas de autorrealización tanto individual como colectivas. En otras palabras, es una noción que implica sentido de mundo desde distintos modos de perspectivas sean locales o de cualquier otra índole. En la actualidad se acude a esta noción para hacer referencia a la unión o agrupación de personas con costumbres, tradiciones, origen étnico o intereses comunes. Hay quienes considera que el término tribalismo se puede acudir a distintas formas de organizaciones, aspecto que se debate en entornos académicos debido a que el término organización puede tener varias formas de comprensión afirmar que una tribu es igual a una organizaciones resulta problemático debido a la existencia de las diásporas y lo que estas han representado a nivel histórico, cultural y regional en distintas partes del mundo.

Los politólogos, por su parte, usan el término tribalismo como sinónimo de «neonacionalismo» y se ha empleado para definir el Brexit, la Hungría de Viktor Orbán o la Polonia del PiS. Según la politóloga danesa Marlene Wind el fenómeno de la tribalización sería una mezcla de antiglobalismo y política identitaria. Esta politóloga define el tribalismo como el fenómeno en el que «grupos culturales, étnicos y nacionalistas de tamaño y niveles de organización diversas aspiran cada vez más a revocar las estructuras internacionalistas creando, fundando o manteniendo sus propios Estados o entidades análogas a estos, al tiempo que (retóricamente o en la práctica) excluyen de ellos a otros».[1]​ Por ejemplo, el politólogo español Alberto Reig Tapia ha caracterizado al nacionalismo catalán protagonista del procés como «tribalismo ideológico».[2]


Familia sami con vestimenta tradicional, el pueblo sami habita en la región de Laponia.
'Grupo de Punks, las tribus urbanas se desarrollan principalmente en ciudades.