Unión Internacional de Telecomunicaciones


La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) es el organismo especializado en telecomunicaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), encargado de regular las telecomunicaciones a nivel internacional entre las distintas administraciones y empresas operadoras. Su sede se encuentra en la ciudad de Ginebra (Suiza).

La UIT es la organización intergubernamental más antigua del mundo, con una historia que se remonta hasta 1865, fecha de la invención de los primeros sistemas telegráficos, como la Unión Telegráfica Internacional.[1]​ Se creó para controlar la interconexión internacional de estos sistemas de telecomunicación pioneros.

Posteriormente, en 1932, en reunión celebrada en Madrid (España),[2]​ la Unión Telegráfica Internacional aprobó el cambio de nombre al actual, Unión Internacional de Telecomunicaciones, y en 1947 fue integrado en el aparato de gestión internacional de la ONU para asegurar la interoperabilidad de las redes de comunicaciones modernas de todos los países.[1]

La UIT ha hecho posible, desde entonces, el desarrollo del teléfono, de las comunicaciones por radio, de la radiodifusión por satélite y de la televisión y, más recientemente, la popularidad de las computadoras u ordenadores personales y el nacimiento de la era electrónica. La organización se convirtió en un organismo especializado de la ONU en 1947. Posteriormente, desde 1998 hasta 2003, absorbió a varias organizaciones internacionales responsables del desarrollo tecnológico, tales como la “Asociación de la Tecnología Informática de América” (ITAA) y el Consejo Internacional para la Administración Tecnológica (IBTA).

Sus instrumentos rectores son la Constitución y el Convenio, aprobados ambos en la Conferencia de Plenipotenciarios celebrada en Ginebra en 1992. El artículo 29 de la Constitución establece:

En general, la normativa generada por la UIT está contenida en un amplio conjunto de documentos denominados «Recomendaciones», agrupados por «Series». Cada serie está compuesta por las recomendaciones correspondientes a un mismo tema, por ejemplo: Tarificación, Mantenimiento, etcétera. Aunque en las recomendaciones nunca se «ordena», solo se «recomienda», su contenido es considerado como obligatorio por las administraciones y empresas operadoras a nivel de relaciones internacionales.


Monumento erigido en Berna (Suiza) a la Unión Telegráfica Internacional, organismo predecesor de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.