Usuario (informática)


En informática, un usuario es una persona que utiliza una computadora o un servicio de red. Los usuarios de sistemas informáticos y productos de software generalmente carecen de la experiencia técnica necesaria para comprender completamente cómo funcionan.[1]​ Los usuarios avanzados utilizan funciones avanzadas de los programas, aunque no son necesariamente capaces de programar computadoras ni/o administrar el sistema.[2][3]

Por lo general, un usuario a menudo tiene una cuenta de usuario y se identifica en el sistema por un nombre de usuario. Otros términos para nombre de usuario incluyen nombre de inicio de sesión, nombre de cuenta, seudónimo, apodo, perfil y alias.

Algunos productos de software proporcionan servicios a otros sistemas y no tienen usuarios finales directos.

Los usuarios finales son los últimos usuarios humanos (también conocidos como operadores) de un producto de software. El término se usa para abstraer y distinguir a aquellos que solo usan el software de los desarrolladores del sistema, que mejoran el software destinado a los usuarios finales.[4]​ En el diseño centrado en el usuario, también se distingue al operador de software del cliente que paga por su desarrollo y otras partes interesadas que pueden no usar directamente el software, pero ayudan a establecer sus requisitos.[5][6]​ Esta abstracción es principalmente útil en el diseño de la interfaz de usuario y se refiere a un subconjunto relevante de características que la mayoría de los usuarios esperados tendrían en común.

En el diseño centrado en el usuario, se crean las personas para representar los tipos de usuarios. A veces se especifica para cada persona con qué tipo de interfaces de usuario se siente cómoda (debido a la experiencia previa o la simplicidad inherente de la interfaz), y qué experiencia técnica y grado de conocimiento tiene en campos o disciplinas específicas. Cuando se imponen pocas restricciones en la categoría de usuario final, especialmente cuando se diseñan programas para uso del público en general, es una práctica común esperar un mínimo de experiencia técnica o capacitación previa en dichos usuarios.[7]

La disciplina desarrollo del usuario final difumina la distinción típica entre usuarios y desarrolladores. Designa actividades o técnicas en las que las personas que no son desarrolladores profesionales crean comportamientos automatizados y objetos de datos complejos sin un conocimiento significativo de un lenguaje de programación.


Dentro de un programa informático o sitio web, un usuario suele estar representado por un icono abstracto de una persona.