Virus


En biología, un virus (del latín virus, en griego ἰός «toxina» o «veneno») es un agente infeccioso microscópico acelular que solo puede replicarse dentro de las células de otros organismos.[n. 1]​ Los virus están constituidos por genes que contienen ácidos nucleicos que forman moléculas largas de ADN o ARN, rodeadas de proteínas. Al infectar una célula, estos genes "obligan" a la célula anfitriona a sintetizar los ácidos nucleicos y proteínas del virus para formar nuevos virus.[2]​ El estudio de los virus es una rama de la microbiología[3][4]​ que recibe el nombre de virología.[5]

Los virus infectan a todo tipo de organismos, desde animales, hongos, plantas, protistas hasta bacterias y arqueas. También infectan a otros virus; estas especies reciben el nombre de virófagos. A los virus que dependen de otros virus para cumplir sus requisitos se les denomina virus satélite, una categoría que también incluye a los virófagos. Los virus son en su gran mayoría demasiado pequeños para poder ser observados con la ayuda de un microscopio óptico, por lo que se dice que son submicroscópicos. Sin embargo, existen excepciones entre los virus nucleocitoplasmáticos de ADN de gran tamaño o girus, tales como Pandoravirus o Pithovirus, que sí se pueden apreciar mediante microscopía óptica. Incluso pueden superar en tamaño a algunos procariotas.[6]

El primer virus conocido, el virus del mosaico del tabaco,[n. 2]​ fue descubierto por Martinus Beijerinck en 1899.[7][8]​ Actualmente se han descrito más de 5000, y algunos autores opinan que podrían existir millones de tipos diferentes.[9][10]​ Los virus se hallan en casi todos los ecosistemas de la Tierra; son la entidad biológica más abundante.[10][11]​ También son los más diminutos, la mayoría unas cien veces más pequeños que las bacterias: miden del orden de unos 10 nanómetros, es decir, 0,00001 mm. Esto significa que habría que poner aproximadamente cien mil virus en fila para cubrir 1 mm.

A diferencia de los priones y viroides (formados solo por una proteína, y por una cadena de ARN, respectivamente) los virus están compuestos de dos o tres partes: su material genético, que porta la información hereditaria y puede ser ADN o ARN; una cubierta proteica que protege estos genes —llamada cápside— y, en algunos, una bicapa lipídica (es decir, de grasa) que los rodea cuando se encuentran fuera de la célula —denominada envoltura vírica—. Los virus varían en su forma. Algunos son poliedros casi perfectos; el VIH, por ejemplo, es un icosaedro. Otros son helicoides o estructuras más complejas.


Microscopía del virus del sarampión.
Martinus Beijerinck en su laboratorio en 1921.
Esquema de las hipótesis clásicas sobre el origen de los virus.
Diagrama de cómo se puede construir una cápside vírica a partir de múltiples copias de solo dos moléculas proteicas.
Diagrama de la estructura del virus del mosaico del tabaco: el ARN viral está enrollado en la hélice formada por subunidades proteicas repetidas.
Cápside icosaédrica del adenovirus 01.
El virus del Herpes tiene una envoltura lipídica.
Bacteriófagos de la familia Cystoviridae infectando dos bacterias.
Virófago infectando al Mamavirus.
Bacteriófagos de los Caudovirales infectando una bacteria.
Bacteriófago perteneciente al orden de los Caudoviricetes.
Parvovirus, cada virión mide 20-30 nm. Este virus es perteneciente al virus ADN monocatenario.
Micrografía electrónica de un rotavirus. La barra mide 100 nm.
Virus del Nilo Occidental perteneciente al orden Flaviviridae.
Micrografía hecha del virus de Ébola.
Ciclo replicativo de los virus.
Representación esquemática del proceso de replicación de un flevovirus.
Esquema de la clasificación Baltimore de los virus. Los distintos grupos se caracterizan por la forma en la se obtiene el ARNm en función del genoma del virus.
Representación de las principales infecciones víricas y las principales especies involucradas en estas.[171][172]
Reconstrucción del tenebroso virus de la pandemia de gripe de 1918 que llegó a matar a cerca del 5 % de la población humana entre 1918 y 1919. Es considerada la más grave pandemia en toda la historia de la humanidad.
Dos rotavirus; el de la derecha está recubierto por anticuerpos que impiden la adhesión a la célula huésped.
El fármaco antiviral zidovudina (AZT), análogo de la timidina.
El fármaco antiviral aciclovir, análogo de la guanosina.