Waterford


Waterford (en irlandés: Port Láirge) es históricamente la capital de condado de Waterford en Irlanda, aunque en la actualidad la ciudad tiene una administración separada de la del condado, teniendo este su sede en Dungarvan. Forma parte de la provincia de Munster.

Waterford fue la primera ciudad de Irlanda fundada por los vikingos en 914. En la actualidad, Waterford es la quinta ciudad de la República de Irlanda, con una población de 51.519 habitantes (censo de 2011).

El nombre 'Waterford' (en Nórdico antiguo: Veðrafjǫrðr fiordo del carnero). El nombre irlandés es Port Láirge , que significa "puerto de Lárag".[1]

Los invasores vikingos primero establecieron un asentamiento cerca de Waterford en 853. Esta y todas las demás longphort fueron desocupadas en 902, los vikingos fueron expulsados por los irlandeses nativos. Los vikingos se restablecieron en Irlanda en Waterford en 914, liderados al principio por Ottir Iarla (Jarl Ottar) hasta 917, y luego por Ragnall ua Ímair y la dinastía Uí Ímair y construyó la que sería la primera ciudad de Irlanda. Entre los más destacados gobernantes de Waterford estaba Ivar de Waterford.

En 1167, Diarmait Mac Murchada, el depuesto Rey de Leinster, fracasó en un intento de tomar Waterford. Regresó en 1170 con mercenarios cambro-normandos bajo Richard de Clare, II conde de Pembroke (conocido como Strongbow); juntos sitiaron y tomaron la ciudad después de una defensa desesperada. En apoyo de la invasión normanda de Irlanda, el rey Enrique II de Inglaterra desembarcó en Waterford en 1171. Waterford y luego Dublín fueron declaradas ciudades reales, con Dublín también declarada capital de Irlanda.

Durante el período medieval, Waterford fue la segunda ciudad de Irlanda después de Dublín. En el siglo XV, Waterford repelió a dos pretendientes al trono inglés: Lambert Simnel y Perkin Warbeck. Como resultado, el rey Enrique VII le dio a la ciudad su lema: "Urbs Intacta Manet Waterfordia (Waterford sigue siendo la ciudad no tomada)".


Waterford Quay at night