Charles Wright Mills


Charles Wright Mills (28 de agosto de 1916, Waco (Texas) – 20 de marzo de 1962, West Nyack, (Nueva York) fue un sociólogo estadounidense. Es mayormente recordado por su libro de 1959 La imaginación sociológica, en donde expone una mirada de la relación entre biografía e historia, teoría y método, en el conocimiento sociológico. También es reconocido por haber estudiado la estructura de poder en los Estados Unidos en su libro titulado La élite del poder (1956). Mills se enfocó en las responsabilidades de los intelectuales de la sociedad posterior a la Segunda Guerra Mundial, y aportó relevancia y compromiso a través de observaciones académicas que no habían sido tratadas con interés, considerando a estas responsabilidades como un aparato de inteligencia pública (public intelligence apparatus) que desafiara las políticas de las tres élites institucionales: Economía, Política y Militar.

Mills se graduó en la Universidad de Texas en 1939 y se doctoró en la Universidad de Wisconsin en 1941. En 1945 comenzó a trabajar en la Universidad de Columbia, en la que permaneció hasta su muerte. Sus estudios titulados Los Nuevos Hombres de Poder, Líderes del Trabajo americano de 1948, estudian la "metafísica del trabajo" y la dinámica de los líderes labores en cooperación con los funcionarios de negocios. Mills concluye que el obrero ha renunciado de forma efectiva a su rol tradicionalmente opositor y se ha reconciliado con el sistema capitalista. Aplacado por políticas económicas de "pan y manteca", los sindicatos han adoptado -sostiene Mills- un flexible rol subordinado a la nueva estructura de poder estadounidense.

Mills sufrió de una serie de ataques al corazón a lo largo de su vida y su cuarto ataque le llevó a la muerte el 20 de marzo de 1962.[1]

El Cuello Blanco: Las clases medias estadounidenses es su trabajo de 1951, donde afirma que la burocracia ha sobrepasado a los trabajadores urbanos, quitándoles todo pensamiento independiente y convirtiéndolos en casi-robots, oprimidos pero felices. Estos obtienen un salario, pero a cambio se ven alejados del mundo debido a su incapacidad de afectarlo o cambiarlo.[2]

La Élite del Poder, describe las relaciones entre las élites políticas, militares y económicas, subrayando que estas personas poseen un punto de vista común sobre el mundo:

Mills explica que la élite del poder encarna un estrato privilegiado, cuyos miembros son capaces de reconocer su alta posición dentro de la sociedad. Con el fin de mantener su alta posición dentro de la sociedad, los miembros de la élite del poder tienden a casarse entre sí, entender y aceptar el uno al otro, y también trabajar en conjunto.[3][pp. 4–5] El aspecto más crucial de la existencia de la élite del poder se establece dentro de la educación.