Zar


Zar (en ruso Acerca de este sonido царь , transliterado al alfabeto latino como tsar; en búlgaro, macedonio y serbio цар, car; y en croata car), que proviene del latín caesar, -ăris, en femenino zarina/zariza (царица, transliterado al alfabeto latino como tsaritsa; en croata, carica), era el título usado por monarcas eslavos, por el Imperio Búlgaro (913-1396) y el Reino de Bulgaria (1908-1946), por el Imperio ruso entre 1547 y 1917 (aunque desde 1721 la forma oficial fue la de emperador), pero también por dos gobernantes de Serbia (1346-1371). El primer gobernante en usar el título zar fue Simeón I el Grande, monarca búlgaro. La última persona hasta la fecha en tener el título de zar, y la única persona viva en la actualidad que ha tenido este título, es Simeón II de Bulgaria.

Como muchos otros títulos nobiliarios, se usa figurativamente en el habla normal para referirse a personas o instituciones que poseen gran poder y actúan como autócratas.[1]

La palabra zar deriva del latín cesar, tomado del título de los emperadores romanos desde Octavio César Augusto (Augusto), que lo usó como sucesor y pariente de Cayo Julio César (Julio César).[2]

Los primeros gobernantes de Bulgaria utilizaron el título kan, después kniaz por un breve período y posteriormente zar.

El título de zar, la forma eslava del latín César, por primera vez en la historia fue adoptado y usado en Bulgaria por Simeón I el Grande, después de una victoria decisiva sobre el Imperio bizantino en 913. También fue utilizado por todos los sucesores de Simeón I hasta la caída del Imperio búlgaro bajo el dominio otomano en 1396. Después que Bulgaria obtuvo su autonomía de los otomanos en 1878, su primer monarca Alejandro I adoptó el título de kniaz. Sin embargo, cuando la verdadera independencia se proclamó con su sucesor Fernando en 1908, el título fue elevado a zar una vez más. El uso de zar continuó bajo Fernando y después bajo sus herederos Boris III y Simeón II hasta la abolición de la monarquía en 1946.

Mientras que el título de zar se traduce como «emperador» en el Primer y Segundo Imperio búlgaro, este se traduce como «rey» en la moderna Bulgaria.