Zea mays


El maíz (Zea mays), es una gramínea anual originaria de Mesoamérica. Su domesticación se inició hace doce mil años aproximadamente en el eje neovolcánico de México, y fue introducida en Europa en el siglo XVI. Se le conoce como elote o choclo.[1][2]​ Comenzó a cultivarse en España a comienzos del siglo XVI. Actualmente es el cereal con el mayor volumen de producción a nivel mundial seguido por el trigo y el arroz.[3]

La palabra maíz ingresa al español como préstamo (indigenismo) de la voz taína mahís,[4]​ que significa literalmente ‘lo que sustenta la vida’.[5]​ En los Andes también es conocido como sara, vocablo en quechua. Popularmente, se cree que la palabra «maíz» proviene del náhuatl o mexicano. Sin embargo, en esta lengua se le conoce como centli[6]​ o cintli[7]​ refiriéndose a la mazorca seca y curada.[8]

Antes la mayoría de los historiadores creían que la domesticación del maíz se llevó a cabo en los valles de Tehuacán (Puebla) y Oaxaca, en el denominado Eje Neovolcánico.[10]​ basado en restos arqueológicos de plantas de maíz en el Municipio de Coxcatlán en el valle de Tehuacán, que —se estima— datan de hasta hace nueve mil años.[1]

Los olmecas y los mayas cultivaban numerosas variedades de maíz a lo largo de Mesoamérica y lo preparaban cocinado, molido o procesado a través de la nixtamalización.

Para los mayas, el maíz era lo principal en su cultura milenaria. Representaba su sustento diario e incluso formaba parte de su mitología. En el Popol Vuh, el maíz es representado como un signo especial para los indígenas mesoamericanos, y se considera el material principal del que fueron construidos los humanos por los dioses.

La región desarrolló una red de comercio basado en los excedentes y las variedades de cultivos de maíz. Después del contacto europeo con América, a finales del siglo XV y principios del siglo XVI, los exploradores y comerciantes llevaron maíz en su regreso a Europa y así fue introducido en otros países del mundo.


Zea mays ‘Ottofile giallo Tortonese’, Museo de Toulouse.
Zea mays «Erdbeermais», «maíz de fresa», Museo de Toulouse.
Granos carbonizados de diversos tipos de maíces, hallados en el sitio arqueológico La Estancia del Valle de Hualfín (Catamarca, Argentina), ocupado en el siglo XV.
La cueva de Guilá Naquitz en Oaxaca, México, donde se hallaron las evidencias más antiguas del consumo del teocintle y de su domesticación, que llevaría a su transformación en el maíz moderno.[9]
Antiguo grabado mesoamericano representando maíz, Museo Nacional de Antropología de México.
La pisadora de maíz, Autor Juan León Pallière
Mazorcas de maíz desgranadas.
Maizal en la isla de San Miguel, Azores.
Inflorescencia masculina.
Inflorescencia femenina.
Grano de maíz germinando.
Teosinte. Museo Etnobotánico de Oaxaca, México.
El cultivo tradicional del maíz.
El cultivo sistematizado del maíz.
Cosecha de maíz en Rantasalmi, Savonia del Sur, Finlandia.
Dan Hadani collection (990044330280205171).jpg
Niña comiendo maíz, Israel 1969.
Tasa de consumo per cápita de maíz: ██ más de 100 kg/año ██ de 50 a 99 kg/año ██ de 20 a 49 kg/año ██ de 6 a 19 kg/año ██ 5 o menos kg/año
Los granos de maíz frito (o tostado) salado son conocidos en España por los nombres de «kikos»[22]​ o «pepes».
Cultivo de Maíz RR. Se observa un lote fumigado con glifosato y la presencia de la maleza sorgo de Alepo, la cual está seca por efecto del herbicida. El maíz se encuentra en excelentes condiciones.