Zeila


Zeila, también conocido como Zeilah[1]​ (en somalí: Saylac, árabe: زيلع), es una ciudad portuaria del golfo de Adén, ubicada en la región de Awdal, al noroeste de Somalia, en el llamado Cuerno de África.

Situada cerca de la frontera con Yibuti, la ciudad se asienta sobre una franja de arena rodeada por el mar. Es conocida por sus islas, arrecifes de coral y manglares. Hacia el interior, el terreno es desértico, sin interrupción por unas cincuenta millas. Berbera se ubica a 170 kilómetros al sudeste, mientras que la ciudad etíope de Harar (o Harrar) a 200 kilómetros hacia el oeste.

Zeila se encuentra bajo el control de Somalilandia, un país independiente de facto no reconocido internacionalmente, independizado de Somalia en 1991.[2]

Zeila es una ciudad muy antigua y ha sido identificada como la ciudad de la Avalitae. De acuerdo con Richard Pankhurst, la ciudad aparece por primera vez bajo su propio nombre en el año 891, cuando el geógrafo al-Yaqubi menciona a Zeila en su Kitab al-Balden ("Libro de los países").[3]​ Zeila es descrita también por geógrafos posteriores, como al-Masudi, quien la reseñó en el año 935 en su Muruj adh-dhahab ma'adin wa al-Jawhar ("Prados de minas de oro y de piedras preciosas"), y Hawqal Ibn, quien la describió como el puerto de embarque de Etiopía al Hijaz y Yemen en su Kitab Surat al-'Ard ("Configuración de la Tierra") de 988.

En los siglos X y XI, los autores árabes a menudo se refieren a Zeila como un puerto importante para los comerciantes musulmanes y cristianos en la región de "Bilad al-Habasha", uno de los tempranos términos medievales fluctuantes que denota partes de la moderna región Cuerno de África. Muchos viajeros extranjeros residían en la ciudad y realizaban intercambios comerciales. Según Ibn Said, Zeila era una ciudad de tamaño considerable y sus habitantes eran totalmente musulmanes. Otro escritor del siglo XIII al-Dimashqi destacó las características demográficas predominantes somalíes de la ciudad y comenzó a referirse a ella por su nombre somalí de Awdal.[4]​ En 1330, el historiador marroquí y viajero Ibn Batutta describiría la ciudad dominada por los musulmanes de la denominación chiita zaidita, un indicio evidente de la influencia persa temprana en la región.[5]

La importancia de Zeila como puerto comercial se ve confirmada por al-Idrisi e Ibn Said, que la describen como una ciudad de tamaño considerable y un centro del comercio de esclavos. Pankhurst, entre otros escritores, pensó que Marco Polo se refería a Zeila (entonces la capital de Adal) cuando relata cómo el sultán de Adén se apoderó de un obispo de Etiopía que viajaba a través de su reino; trató de convertir al hombre por la fuerza, le había circuncidado de acuerdo con la práctica islámica. Esto provocó la indignación del emperador que levantó un ejército y la capturó de la capital del sultán.[6]


Ruinas del sultanato de Adal en Zeila, Somalia (circa 1500).