Zona intertropical


La zona intertropical es la franja que se ubica entre los trópicos de Cáncer y de Capricornio. Está determinada por la traslación terrestre y la inclinación del eje terrestre con respecto al plano de la eclíptica. Es la zona geoastronómica más extensa del planeta.

Podría definirse como la franja latitudinal de nuestro planeta en la cual los rayos solares inciden verticalmente (sol cenital) por lo menos una vez en el año (una vez en los trópicos y dos veces en el resto).

La zona intertropical contiene el 40 % de la superficie terrestre y el 37 % de las tierras emergidas (continentes e islas).

Las zonas geoastronómicas están determinadas por los cuatro paralelos notables: los dos trópicos (de Cáncer y de Capricornio) y los dos círculos polares (Ártico y Antártico), los cuales determinan la existencia de cinco zonas de características distintas de acuerdo con los climas determinados por los movimientos de la Tierra y la inclinación del eje terrestre a lo largo del año.

La zona intertropical presenta unas características climáticas especiales que la diferencian de las otras cuatro zonas geoastronómicas: las dos zonas templadas y las dos zonas polares.

A través del tiempo, la zona intertropical ha recibido varias denominaciones tales como Zona Tórrida, Zona Tropical, Zona cálida o simplemente Trópicos, pero no son precisas desde el punto de vista geográfico. La zona ecuatorial no es un sinónimo ya que no incluye en ella a toda la zona intertropical, sino a una parte de la misma (unos 5º de latitud a ambos lados del ecuador).


Mapamundi con la zona intertropical en rojo.
Helechos arborescentes de unos 10 m de altura, a unos 2000 m s. n. m., junto a la carretera cerca de la Colonia Tovar, estado Aragua, Venezuela.
Nuez o mazorca de cacao, de unos 18 cm de longitud, en la zona de Barlovento, Estado Miranda, Venezuela.
El Nevado Huascarán con 6768 m s. n. m., ubicado en Perú, es el punto culminante de la zona intertropical y la segunda montaña más alejada del centro de la Tierra (después del Volcán Chimborazo, en Ecuador), si contamos la altura de su cima desde el centro del planeta, debido al abultamiento terrestre en la circunferencia ecuatorial
Los árboles más corpulentos de la zona intertropical suelen tener gruesos contrafuertes para sostener su enorme masa. Ello se debe a que los suelos en la zona intertropical son muy someros, no debido a su pobreza en nutrientes, sino a las intensas lluvias, que van disolviendo y "lavando" las materias vegetales en descomposición, lo que genera este tipo de adaptación de las raíces para aumentar la resistencia del tronco, reforzando así su debilidad por la escasa profundidad del suelo.